23 Enero 2013

“Estoy harta de la imagen camorrera y delincuente que se da de Vallecas”

Publicado en Ocio y Cultura, Reportajes

ENTREVISTA CON LOLA MONTALVO, ESCRITORA VALLECANA

Antonio Luquero / Vallecasweb
La escritora vallecana Lola Montalvo, con su novela “A través del pasado”, muestra una imagen de Vallecas muy distinta a la que se percibe por culpa de los medios de comunicación. Amante de la lectura, esta enfermera que llegó a trabajar en el Hospital Virgen de la Torre, compagina su trabajo con una pasión que le ha llevado a escribir ya cuatro libros, uno de los cuales quedó finalista en el Certamen Literario Bubok-Alfaguara de 2010. Ahora vive en Sevilla, aunque su corazón sigue latiendo por Vallecas.

Tu novela “A través del pasado” desarrolla parte de su trama en Vallecas. ¿Por qué decidiste ambientarla aquí?
Nací y me crié en Vallecas. Durante toda la vida había visto cómo se consideraba a mi barrio de forma peyorativa, casi despectiva, fomentado por películas en las que aparecían personas conflictivas, macarras, delincuentes, drogadictos, analfabetos… llena de chabolas e infravivienda. Estaba harta de que se considerara a Vallecas un foco de delincuencia y droga, imagen que había traspasado los límites de Madrid.

Necesitaba cambiar esa imagen, mostrar que en nuestro barrio no hay nada que no haya en otros, y mostrar que hay mucha gente buena, trabajadora, luchadora que no se merece una visión tan simplista y machacona. Esperaba que se pudiera salir de la imagen indeleble que dejó la dichosa «Estanquera de Vallecas».


¿Cómo es el barrio de Vallecas que se describe en tu novela?
Es un barrio normal, bullicioso, sencillo y cómodo. Sus gentes son trabajadoras, sin lujos y con ganas de llevar una vida tranquila, educando a sus hijos en un ambiente sano… como todos los barrios de todas las ciudades. Unos lo logran y otros no; pero Vallecas hace muchos años ya que es un barrio magnífico, un buen lugar donde vivir.

Se trata de una novela policiaca, ¿puedes desvelarnos algo de la trama?
La novela parte de tres personajes, un policía, una madre empresaria y un ex presidiario; tres personas totalmente distintas y sin nexo común alguno, en apariencia. La trama los une en un punto común: una muerte violenta. Desde ese momento sus destinos se verán marcados por su pasado… del que ninguno podrá escapar.

Tres de sus protagonistas son mujeres luchadoras. ¿Esos personajes son fáciles de identificar como los vecinos que todos tenemos en Vallecas?
Yo creo que sí. De hecho he intentado dibujarlas como personas que podemos reconocer fácilmente en nuestro barrio de forma cotidiana. Esas tres mujeres, por circunstancias de la vida, se ven sin medios económicos y necesitan recurrir a medidas extremas para poder sobrevivir y/o pagar deudas imposibles de solventar de una forma normal. Quizá la forma en que estas mujeres se buscan la vida en la novela no sea algo tan habitual o reconocible, pero la lucha en sí misma, el esfuerzo, el coraje por salir a flote son marcas de la casa, por decirlo de alguna forma coloquial.

¿Cómo son estas mujeres y qué intentas denunciar con ello?
La verdad es que pretendo denunciar y reivindicar. Por un lado quiero romper una lanza por esas mujeres capaces de cualquier cosa por sacar a sus familias, a sus hijos adelante, que son capaces de llegar a lo extremo para que en sus casas no falte una comida decente al día. Por otra, quiero denunciar que, ante las crisis, como la que vivimos en estos tiempos, casi siempre las que llevan la peor parte suelen ser las mujeres, que son en numerosas ocasiones, las que soportan la mayor carga familiar. Deseo criticar la hipocresía de nuestra sociedad, en general: desprecian la prostitución, denostan a las personas que se dedican a ello, pero siempre hay quien recurre a sus servicios.

Por último, reivindico la prostitución como una ocupación que debería regularizarse e integrarse en nuestra sociedad. No todas las personas que se dedican a ello son esclavas o personas engañadas víctimas de redes delictivas. En ocasiones, es una actividad buscada y elegida libremente. Me parece que regularizar esta ocupación sería una forma de acabar con las redes que tanto dinero consiguen explotando a otras personas.


Portadas de tres de las obras escritas por Lola. En la actualidad, está a punto de terminar un nuevo libro. (Foto: MDMC)
Portadas de tres obras escritas por Lola. En la actualidad, está a punto de terminar un nuevo libro. (Foto: MDMC)

¿De dónde surgió la idea de hacer esta novela?

Leí en un periódico que, con esta dichosa crisis, estaban aumentando los casos de mujeres que, de forma esporádica, se prostituían para conseguir dinero. Hablaban de que sobre todo eran estudiantes y amas de casa y que no lo hacían de forma constante, sino como un medio puntual de conseguir dinero, sobre todo las últimas, para llegar a fin de mes. Al leer eso, me dije que necesitaba plasmar eso en una de mis novelas; se tiene que ver uno en una situación muy dramática para recurrir a algo así.

¿Qué te comentan quienes la han leído?
Pues la verdad es que todos los que me comentan que la han leído me dicen que les «engancha», que nada más empezar se sienten atraídos por esos personajes, por la curiosidad de saber en qué punto de la trama se verán unidos y cómo se resuelve su historia. En general, me dicen que les gusta mucho, aunque, si he de ser honesta, también ha habido quien me ha dicho que no les ha gustado algo o todo… pero los menos.

Además de “A través del pasado”, has escrito dos novelas más…
«A través del pasado» es mi tercera novela y mi cuarto libro. Mi primer libro fue un recopilatorio de relatos cortos que edité, pero no vendí… lo regalé. Mi primera novela «A ambos lados» se puede clasificar como narrativa actual en la que su protagonista es una enfermera, una especie de mini-yo a la que sumerjo en una historia de cierto misterio y a la que utilizo para contar cómo es el trabajo de los profesionales de la sanidad en España, desde dentro y con fidelidad máxima, algo que derrumba series de ficción harto infumables de gran éxito en las TV de nuestro país. Mi última novela «Sanatio» es histórica (también soy licenciada en Geografía e Historia), ambientada en la Hispania romana del siglo I a.C.

Policíaca sólo es «A través del pasado», pero en todas y cada una de ellas siempre pongo una cierta dosis de misterio que supone el hilo conductor de la trama. Y también ésta es la única cuyo desarrollo se da en Vallecas. Necesitaba mostrar por lo menos en una de ellas lo orgullosa que me siento de mi barrio, de mis orígenes.

¿Nos puedes contar algo de sus tramas?
En «A ambos lados» la protagonista es una enfermera, Marian, que ha pasado la cuarentena. Trabaja en un hospital de una ciudad que me inventé para no levantar ampollas ni que nadie se diera por aludido. Es una mujer que ha dedicado casi toda su vida a trabajar y ha dejado un poco de lado su vida personal de tal forma que un día se ve sola y sin un objetivo concreto. Un día conoce a un guardia de seguridad de su hospital. La atracción surge al momento… pero está claro, casi desde el primer encuentro, que ese hombre esconde un secreto. Y ella se dispone a averiguarlo. Está contado con cierta sorna, la que me permite hacerlo desde la primera persona, dándole al personaje un poco/bastante de mí misma; el tono irónico de Marian contrasta con las pequeñas historias de pacientes que voy intercalando a lo largo de sus páginas, pacientes que pasan por la planta de Marian y que ponen el punto de realidad vital que quería mostrar: el de las personas que un día se ven enfermas y su vida cambia radicalmente con ello.

«Sanatio» se desarrolla, en inicio, en Hispalis romana. Una de las legiones aquí destacadas vive en esta ciudad. Uno de sus tribunos, Marco Galerio, compra una esclava moribunda en un mercado de Gades. La mujer recobra la salud y poco a poco va mostrando unas habilidades «extraordinarias» para sanar a los enfermos. La esclava va apoderándose de la vida doméstica del tribuno y condicionando su vida como soldado. Como amante de la Historia Antigua, he procurado documentarla al máximo, intentando que su ambientación fuera lo más fiel posible y que sus personajes fueran creíbles y honestos. Esta novela quedó como una de las finalistas del III Certamen Literario Bubok-Alfaguara (2010), el único galardón que ha recibido una de mis novelas.

Volviendo a los inicios de tu afición por la literatura, ¿cómo empezaste a escribir?
Nunca había escrito. No hice nada semejante en toda mi vida, ni de jovencita. A los 34 años tuve una crisis vocacional (enfermera) y empecé a escribir la que luego sería «A ambos lados». Tardé 4 o 5 años, no recuerdo bien. Cuando terminé ya tenía en mente las dos siguientes novelas y en un año escribí las dos. Entre medias un montón de relatos cortos, algunos premiados en eventos muuuuy modestos, que me animaron a seguir en esto. Hoy día ya no concibo mi vida sin escribir. Escribo mentalmente a diario…

¿Te resulta muy complicado documentarte cada vez que inventas una nueva historia?
Yo no sé cómo lo ven otros escritores, pero para mí documentarme es fascinante, algo magnífico y muy divertido. En «A través del pasado» uno de los protagonistas masculino es un policía de la UDYCO y otro un ex presidiario. En Internet encontré una web, Policías en Red. Sin dudarlo un segundo, escribí al administrador explicándole lo que necesitaba: documentarme sobre la labor de la policía en la UDYCO y ciertos tecnicismos que desconocía; el administrador, muy amable y sin menospreciar mi bisoñez como escritora, se ofreció a ayudarme y a los pocos días me puso en contacto con un policía que cumplía lo que necesitaba. Empezó una labor de meses en la que, mediante mail, ese hombre me explicó todos los entresijos —los que podía explicarme, claro— de este cuerpo. Y al final tuvo la amabilidad de leerse toda la novela y corregirme los fallos. Todo de forma desinteresada. Hoy somos «amigos virtuales» y cuento con él para otros futuros proyectos.

¿Ya desde pequeña te veías con vocación de escritora?
Como he contado antes, jamás había escrito más allá de las redacciones del cole… y siempre obligada. Toda la vida, eso sí, he sido una gran lectora, los libros me han ayudado a vivir vidas maravillosas, llenas de misterio y aventuras, y he tenido mucha imaginación: toda la vida me he inventado historias en mi cabeza, divertidas, misteriosas, que me hicieran la rutina más llevadera. Supongo que un día crucé la línea y decidí ponerlas por escrito y ya no he vuelto atrás.

En el colegio sacarías unas notas excelentes en redacción…
En el colegio la verdad es que no, pero en la universidad, tanto en Enfermería como en Historia, mis trabajos docentes eran muy elaborados y así me lo hacían saber mis profesores. Está claro que leer de forma habitual facilita esto y más.

Desde niña ¿te gustaba leer libros?
Leía todo lo que caía en mis manos. No me recuerdo «no leyendo». Pero antes no era como ahora en que la literatura infantil y juvenil está muy desarrollada y hay libros de todos tipos y colores, una enorme y maravillosa variedad. En mis años de niña, después de «Los cinco» y algunos que otros librillos demasiado feminoides, no había mucho donde elegir; y a los once años comencé a leer libros de adultos que forraba con papel de ese gris que daban en las fruterías para que mi madre no viera qué leía. Al poco, devoraba literariamente todo lo que caía en mis manos o me prestaban. Me gustaba la historia, libros de médicos y ciencia, thriller-misterio-policíaco, narrativa… vamos, lo que hoy.

Y ya de mayor ¿te cambiaron tus gustos literarios?
Pues no, me sigue gustando lo mismo. Eso sí, ahora leo mucho ensayo de historia y divulgación, pero novelas, los mismos géneros y temáticas. No leo todo el tiempo que me gustaría pero sí, leo bastante: unos 15 libros al año o más.

¿Te animaron a leer en tu colegio de Vallecas?
Pues he de decir de forma harto triste que no. En mi colegio no me ayudó, impulsó, animó ni aconsejó nadie a la lectura ni a nada. Mis hermanos mayores leían mucho y creo que ese fue el factor determinante más que mis oscuros años de colegio… Lo dejo ahí.

¿Escribir en España, y en Vallecas más, es sufrir?
Escribir en España a algunos les va muy bien, pero no es mi caso, editorialmente hablando. No soy conocida…, no me publican; como no me publican, no soy conocida. Eso me ha llevado a editar yo misma mis escritos, a darlos a conocer como puedo, a hacer mis ebook, a regalarlos, como estoy haciendo ahora. Hace tiempo que entendí que no voy a vivir de la escritura. Gracias al cielo tengo mi profesión como enfermera que me da de comer y me proporciona la realización profesional que todo ser humano precisa y no todos logran, por desgracia. Escribir es una gran afición sin la que ya no podría vivir, pero no me va a resolver la vida, lo sé.

¿Sientes una cierta frustración por no poder editar en papel tus novelas?
Hasta hace un par de años me escocía que no me publicaran, que me rechazaran una vez y otra, que me ignoraran… aunque los que me leen me dicen que les gusta lo que escribo y que les encantan mis historias. Pero lo he superado y ahora vivo tranquila, literariamente hablando, porque sé lo que puedo conseguir y no me duelen ya los rechazos. Tengo lectores asiduos —y no sólo mi madre y mis amigos, sino personas que no conozco—, que me piden ya la siguiente novela… ¡Eso me da la propia vida!, como dicen en el sur.

¿En qué han ayudado las nuevas tecnologías en la difusión de los autores noveles?
En todo. Sin Internet y los portales de autoedición y de difusión de obras en digital no habrían tantos escritores y yo, seguro, hace tiempo habría tirado la toalla. Internet es una enorme biblioteca en la que todo tiene cabida, nadie es rechazado y uno puede conseguir que sus escritos se lean, en mayor o menor medida, y que lleguen a otros países. Ahí sí que los editores y las editoriales no tienen poder de criba ni de rechazar nada.

Yo escribo para que me lean, no sólo como «desarrollo de mi mundo interior…». Yo escribo porque creo que tengo algo que contar. Un libro que no se lee es un algo inútil y yerto, algo triste y mustio… que cobra vida en cuanto alguien se deja llevar por sus palabras y le da vida una vez y otra al sumergirse en sus páginas. Un libro es magia; quiero que me lean e Internet es un medio maravilloso para lograrlo.

Anuncias en tu perfil de Facebook que quien quiera puede descargarse gratis alguna de tus obras. ¿Esto es realmente así?
Sí, así es. Se pueden descargar mis tres novelas en formato pdf-ebook. En principio lo presenté como rebajas de enero, pero quizá lo prolongue si los lectores siguen interesados. Me gustaría hacer lo propio en papel, pero el papel cuesta dinero y no tengo tantos medios económicos.

¿En qué consiste esta oferta y por qué has dado este paso?
Como indiqué antes, lo promocioné como una especie de rebajas de enero, pero en gratis total. ¿Por qué? Pues porque, como escritora quiero…, necesito que me lean; no me puedo quejar de las novelas en papel que he vendido, muchas con respecto a lo que nunca pude imaginar. Pero con la crisis que vivimos ahora, tan espantosa y paralizante, que se está llevando a familias por delante, que está dejando a miles de personas en el paro y en la calle, cómo pido yo que me compren. Como digo, en formato papel no puedo regalar nada, porque yo también soy trabajadora y no dispongo de muchos medios, pero en formato digital sí puedo regalar lo que hago. En tiempos de crisis la Cultura, uno de los pocos bálsamos del espíritu, debería ser más accesible, más barata. Yo no me veo con la cara de pedir que me compren, con lo que en formato en papel los vendo al coste y en formato digital, los regalo.

Portadas de tres de las obras escritas por Lola. En la actualidad, está a punto de terminar un nuevo libro. (Foto: MDMC)Lola Montalvo firmando ejemplares de sus obras en edición impresa. (Foto: MDMC)

¿Cómo pueden descargarse tus libros en Internet?
Mi formato digital es de lo más básico, un PDF que es compatible con todos los soportes. Los he puesto en Lulú para que sea más accesible a personas de otros países. En mi blog "Lola Montalvo. Escritora" se explica cómo se debe hacer para descargar uno o todos los libros, pero de todos modos en Facebook indico que, si alguien no sabe hacerlo o le surge algún problema al descargar, me lo diga por mensaje o me dé su mail y yo se lo hago llegar en formato comprimido. Facilidades máximas.

¿Qué esperas conseguir con esta iniciativa?
Sé que puedo sonar «cansina». Sólo quiero que me lean. He obtenido en mis novelas muy buenas críticas de webs y blogs de literatura que me indican que lo hago bien. No soy la mejor, lo sé, ni hago literatura de categoría; sé muy bien lo que hago y de lo que soy capaz. Pero mis novelas gustan, enseñan ciertos aspectos de la vida que conozco y deseo compartir, reivindican a personas que muchos no ven, critican injusticias sociales, denuncian la violencia machista… Creo que, como todas las personas que crean algo en esta vida, aporto algo por muy pequeño y humilde que sea; y si, además, consigo entretener, hacer reír, llorar o soñar, emocionar, trasmitir el gusto por lo que me fascina, rechinar dientes o revolver conciencias, creo que todo esto sí merece la pena.

Trabajas de enfermera en un hospital, ¿de dónde sacas el tiempo para escribir?
Trabajé en hospitales durante muchos años, en residencias de minusválidos y en Atención Primaria, pero hoy trabajo como enfermera de Análisis Clínicos. Trabajo, estudio y soy ama de casa, con hijos y una persona enferma a mi cargo… Saco tiempo del tiempo. Mientras que mis hijos hacen los deberes o mientras atiendo mis obligaciones como cuidadora —me tienen parada al lado de mi ser querido durante horas—, aprovecho y escribo. Me concentro muy bien y rápido. Hablo con mis hijos y escribo o estudio o leo al mismo tiempo… ¡los pobres a veces protestan, pero ya me conocen!

En alguna ocasión has dicho que te gusta escribir, entre otras cosas, para cambiar la imagen de Vallecas. Aseguras estar “hasta las narices de la imagen camorrera y delincuente, cateta y analfabeta” que siempre se le da a nuestro barrio y a sus vecinos. ¿Tú crees que esa imagen sigue siendo así, o que ha ido cambiando a lo largo de los últimos años?
No, esa imagen no ha cambiado. Y creo que los medios de comunicación y el cine, como dije antes, tienen parte de la culpa. En Vallecas la gente es igual o mejor que en otros barrios de trabajadores, con los mismos problemas y virtudes. Otros barrios no sé cuánto han conseguido cambiar con los años, pero Vallecas se ha vuelto poco a poco un lugar magnífico para vivir, con todos los servicios, tranquilo y agradable, tan seguro como cualquier zona del centro de Madrid… pero la gente sigue percibiendo Vallecas como barrio de droga, navajeros y delincuencia y eso me subleva. No salen noticias buenas de mi barrio, sólo los asesinatos, los incidentes macabros y luctuosos… Pocos saben que la Asamblea de Madrid está en la avenida de Pablo Neruda, en Vallecas, por ejemplo.

Estás viviendo y trabajando fuera de Vallecas. Desde ahí fuera ¿llegas a echar en falta algo de este barrio? Algo que no sea la familia, me refiero…
Pues sí, echo en falta mi barrio porque… es mi barrio. No puedo explicarlo, pero es así. Me siento de allí y reivindico Vallecas allá por donde voy. Donde vivo ahora estoy muy bien, pero Vallecas siempre será «mi casa». Sé que es algo vago lo que explico, pero así es.

¿Te gusta informarte de todo lo que sucede "por aquí"?
Me informo de todo lo que puedo. De hecho, así os encontré a vosotros… buscando portales de información en Facebook e Internet en general. En los diarios miro las páginas de Madrid de vez en cuando y todos los fines de semana miro cómo va el Rayo… ¡en fin! Me informo de política de allí, qué se vota en las elecciones…

Tengo entendido que allá por donde vas, presumes de vallecana. ¿Qué concepto tienen de Vallecas quienes te conocen?
Pues muchos no lo conocían y saben que Vallecas existe por lo que les cuento de mi barrio. Y otros tenían la imagen peyorativa que ya he contado antes… El fútbol hace mucho y algunos sienten cierta admiración por cómo ha subido el Rayo y cómo se bandea de bien. En general, fuera de Madrid, Vallecas llega por las películas y por las noticias.

Ser vallecana y haber vivido en Vallecas ¿es un orgullo para ti, en qué ha influido en tu formación como persona?
Pues me siento orgullosa. Cuando yo era pequeña ser de Vallecas era como ser un delincuente nato, pero a mi alrededor, en mi barrio, en mi portal, habían muchas familias normales como la mía, trabajadores que buscaban lo mejor para sus hijos. Había drogas y delincuencia, por supuesto, pero hoy sé que no más que en muchas casas del barrio de Salamanca o en La Moraleja —sin salir de Madrid—, como vemos hoy día en los tribunales y en los medios, nada más que ellos son capaces de taparlo mejor.

Mi familia trabajó mucho para que mis hermanos y yo lográramos lo mejor en esta vida, mucho. Llegué a la Universidad con becas y todo gracias a la educación pública y a mucho esfuerzo, mucho más que las familias con más medios sociales. Mi origen me ha marcado tanto que no me veo en el derecho de olvidar de donde vengo, necesito luchar por los que no tienen más bien en esta vida que su capacidad de trabajo, en definitiva, reivindicar a los que son como fui yo cuando vivía allí y como soy hoy día.

Me da rabia que se siga viendo a los vallecanos con la imagen fea de siempre, cuando en su mayoría son ciudadanos honestos, solidarios, generosos, trabajadores y humanos. Me da rabia que sólo se destaque en los medios su imagen negativa —la que ellos tienen— y no sus virtudes. Ahora en Vallecas viven muchos inmigrantes y eso ayuda a los ignorantes a seguir viendo este barrio como algo malo, cuando las gentes inmigrantes no han venido por gusto, sino por circunstancias de la vida, para buscar una oportunidad, las mismas circunstancias que obligaron a mis padres a salir de sus pueblos para buscar una vida mejor en Madrid. Sólo las malas personas desprecian a los inmigrantes sólo por el hecho de serlo.

Para terminar, ¿nos puedes adelantar algo de la nueva novela que estás preparando?
Estoy finalizando mi cuarta novela… pero no me gusta contar mucho hasta que la he finalizado. Esta vez está ambientada en época actual, entre Madrid y Andalucía… y nada más.

¿Vuelves a menudo por Vallecas, a tu barrio del Alto del Arenal?
Voy a ver a mi madre siempre que puedo. Mis circunstancias personales no me permiten viajar mucho, la verdad. Pero me encanta esa sensación de regresar a mi barrio; cuando llevo cinco minutos, me da la sensación de que no me he ido nunca.

No me digas que, cuando vuelves a tu casa, te llevas el jamón serrano envasado al vacío por tu tienda de embutidos de toda la vida…
No… jajajaja ¡¡Me llevo los callos a la madrileña y los roscos de anís que hace mi madre!!

(*) En la imagen que abre esta información, la escritora vallecana Lola Montalvo. (Foto: MDMC)

MÁS INFORMACIÓN
Lola Montalvo. Escritora.

OBRAS

"Relatos" (desde 2002 hasta hoy, que sigo)
"A ambos lados" (2008)
"A través del pasado" (2009)
"Sanatio" (2009)

CONTACTO
Twitter: @Lolamont
Facebook: http://www.facebook.com/lola.montalvo

BLOGS
Lola Montalvo. Escritora: http://lolamontalvoescritora.blogspot.com.es/
Lola Montalvo. Enfermera: http://lolamontalvo.blogspot.com.es/
Un Saco Con Fondo:
http://unsacoconfondo.blogspot.com.es/

Comentarios (8)

  • Begoña

    Begoña

    24 Enero 2013 a las 08:51 |
    Me ha encantado esta entrevista. Lola es una persona auténtica, que dice las cosas como las siente, muchas veces sin pensar si son "políticamente" correctas o no. Muchas felicidades por tus novelas y suerte con las siguientes. ¡Animo!
  • Josep

    Josep

    24 Enero 2013 a las 10:00 |
    ¡Fantástica Lola!
    Es una escritora muy sensibilizada con la sociedad y una magnífica persona.
    Gracias por tu generosidad y por regalarnos esta entrevista para que conozcamos más sobre ti.
    Besos miles desde Valencia.
  • Kayena

    Kayena

    24 Enero 2013 a las 12:51 |
    He leído "A través del pasado" y es una novela que me ha encantado. Dada mi afición al género, sólo puedo decir que ya quisieran muchos escritores consagrados estar al nivel de Lola Montalvo. Y es verdad que es muy acusada en la novela las referencias a Vallecas y que la deja en el lugar que como barrio debería estar. Esa lucha por dar otra imagen del mismo, que algunos se empeñaron en denostar, me parece encomiable.
    Un saludo.
  • Mª Carmen

    Mª Carmen

    19 Febrero 2013 a las 21:15 |
    Me sorprende en el nivel que te mueves, me encanta
  • Lola Montalvo

    Lola Montalvo

    21 Febrero 2013 a las 09:22 |
    Gracias , Bego. Tú me conoces muy bien y sabes que he puesto el alma en esta entrevista...
    Besos miles, cielo
  • Lola Montalvo

    Lola Montalvo

    21 Febrero 2013 a las 09:25 |
    Gracias a ti, Josep. Siempre estás ahí, apoyándome y dándome aliento. Gracias por todo, amigo!!!
    Besos miles
  • Lola Montalvo

    Lola Montalvo

    21 Febrero 2013 a las 09:28 |
    Kayena: gracias por todo, por tu recomendación y tu fe en lo que escribo.
    Besos miles
  • Manuel

    Manuel

    22 Enero 2014 a las 20:22 |
    Muchas Felicidades por todo Lola, me alegro bastante por todo los frutos que estas recogiendo en estos momentos por tu constancia, entrega e ilusión en hacer lo que te gusta y confiar en ti, ahora disfruta todo lo que puedas, pero guarda espacio pues lo bueno esta por llegar, "besos miles" amiga Lola.

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.