13 Noviembre 2016

'Sito', figura del Rayo Vallecano injustamente olvidada

Publicado en Reportajes

Severino Abascal Cobo fue uno de los ‘héroes’ del primer ascenso a Segunda División, hoy es un ejemplo a seguir

Juan Jiménez Mancha | Vallecasweb
Sin que nadie de la familia rayista nos enteráramos, el 11 de agosto de 2002 murió en el olvido Severino Abascal Cobo, conocido como Sito, uno de los mejores jugadores de la historia del Rayo Vallecano. Ajeno a su fallecimiento, el club franjirrojo perdió la oportunidad de dedicarle un minuto de silencio en el campo. Por no cuidar como es debido la historia del Rayo Vallecano, en catorce años nadie ha podido ensalzar su figura como merece.



Más información sobre Centros Gredos San Diego CLICANDO AQUÍ

Sito nació en el pueblo cántabro de Heras el 21 de julio de 1933. Emigró con su familia a Vallecas siendo todavía un niño. Su padre, Jesús Abascal Maza, abrió una vaquería en la calle de Melquiades Biencinto, como tantos cántabros harían en Madrid y en sus pueblos limítrofes. Vallecas, de hecho, fue una de las principales sedes de la industria lechera en el centro de la Península. A finales de los años cuarenta, pasó a formar parte de los juveniles del Rayo Vallecano tras un paso efímero por el Lunas Clavería, conjunto vallecano patrocinado por la casa de espejos y cristales del mismo nombre. Fue una de las tres primeras figuras nacidas de los juveniles rayistas. Las otras dos fueron Manolo Peñalva y Paqui, el segundo un excelente interior derecho nacido en el pueblo madrileño de Valdilecha que se había formado en el equipo del colegio vallecano de San Ramón y en el Amparo, del barrio madrileño de la Arganzuela. Los tres canteranos resultarían piezas claves en el primer ascenso del Rayo Vallecano a Segunda División, logrado en junio de 1956.

Sito ascendió al primer equipo del Rayo en la temporada 1952/53, cuando el club estaba en Tercera División. Antes de debutar, el presidente, Miguel Rodríguez Alzola, resaltó en una entrevista en Marca que del Rayo saldría más de un internacional: “Acuérdese de un nombre: Sito. Es un jugador de un brillante porvenir”. No mencionó a nadie más. Pronto se convirtió en un elemento esencial de la plantilla. Jugaba de medio cuando en el fútbol la táctica consistía de manera invariable en utilizar tres defensas, dos medios y cinco delanteros. Sito no paraba de subir y bajar por el campo. Pero, aparte de ser un soldado de brega, poseía una indudable calidad técnica, y encima marcaba bastantes goles. Era lo que muchos años después se llamaría un futbolista total. Todos le veían como un jugador buenísimo, por eso nadie, absolutamente nadie, le recuerda de otro modo. En su temporada de debut fue titular en la obtención del Campeonato de Castilla de Aficionados, hito importante en el camino del modesto conjunto vallecano hacia la élite del fútbol nacional.

En la temporada del primer ascenso a Segunda División (1955/56) el Rayo venció en Vallecas por 1-0 al Arenas de Zaragoza, con las gradas a reventar de aficionados. En la imagen, y de izquierda a derecha: Torres, Sito, Angelete, Coto, Barroso y Barco (portero). Abajo: Corbalán, Paqui, Peñalva, Magán y Tomás. (© Foto: LA VOZ DEL PUENTE, 28/02/1956 – BIBLIOTECA NACIONAL / Vallecasweb.com)En la temporada del primer ascenso a Segunda División (1955/56) el Rayo venció en Vallecas por 1-0 al Arenas de Zaragoza, con las gradas a reventar de aficionados. En la imagen, y de izquierda a derecha: Torres, Sito, Angelete, Coto, Barroso y Barco (portero). Abajo: Corbalán, Paqui, Peñalva, Magán y Tomás. (© Foto: LA VOZ DEL PUENTE, 28/02/1956 – BIBLIOTECA NACIONAL / Vallecasweb.com)

La manía de etiquetar, sin embargo, hizo que de él haya quedado en los libros, antes que nada, el defecto que tenía de cuello torcido. Sito era el dueño del balón, que era lo importante, pero de su figura en el campo llamaba además la atención que corriera y saltara con el cuello acusadamente ladeado. Pertenece, por tanto, a la estirpe de jugadores que destacaron pese a poseer un notable defecto físico, con casos extremos como el de Héctor Castro, “el divino manco”, estrella de Uruguay y ganador del mundial de 1930 aunque le faltara el antebrazo derecho, cortado por una sierra eléctrica a los 13 años; o Wilfried Hannes, leyenda del fútbol alemán pese a que veía sólo por un ojo, o el mítico brasileño Garrincha, apodado “La alegría del pueblo”, uno de los mejores futbolistas de la historia aunque fuera cojo y tuviera las piernas muy torcidas. O tal vez habría que relacionar a Sito con los dos “chepas” más famosos de nuestro fútbol: el barcelonista Juan Manuel Asensi y el jugador del Sporting de Gijón Manolo Mesa. No sabemos la gravedad de su defecto, pero a la afición rayista le costaba entender que Sito no se operara de ello. Para Antonio Sánchez Berenguer, abonado nº 2 del Rayo Vallecano en 2016, que pudo disfrutar de su fútbol, “si se hubiera operado habría sido fichado por un equipo grande”. Así pensaba la grada vallecana.

Su defecto físico sirvió para restar trascendencia entre la plantilla al grave accidente de tráfico que tuvo el autocar del equipo al viajar a Mérida, el 1 de noviembre de 1952, para enfrentarse al Emeritense. Ya de noche, y una vez pasado Navalmoral de la Mata, un hombre que se encontraba en estado de embriaguez se cruzó por delante y provocó dos vueltas de campana del vehículo. Resultaron heridos varios jugadores y directivos que fueron trasladados al hospital más cercano. Julio López Carralón, conductor del autocar, sufrió una crisis nerviosa. El tesorero del club, José Ropero, y el secretario, Julián Antón, se acercaron a él diciéndole en broma que se animara, que con el golpe se había enderezado el cuello de Sito. “No hay mal que por bien no venga”, expresó el conductor. Y entre risas se fue recuperando el buen humor de la expedición. Es que Sito servía para todo.

El autocar que llevaba a la expedición de la Agrupación Deportiva Rayo Vallecano a Mérida volcó, provocando heridas a varios futbolistas. Tras el percance comenzó a circular la broma de que, gracias al golpe, a Sito se le había puesto el cuello derecho. (© Foto: DIARIO MARCA, 28/12/1952 – HEMEROTECA MUNICIPAL DE MADRID / Vallecasweb.com)El autocar que llevaba a la expedición de la Agrupación Deportiva Rayo Vallecano a Mérida volcó, provocando heridas a varios futbolistas. Tras el percance comenzó a circular la broma de que, gracias al golpe, a Sito se le había puesto el cuello derecho. (© Foto: DIARIO MARCA, 28/12/1952 – HEMEROTECA MUNICIPAL DE MADRID / Vallecasweb.com)

Era un hombre entrañable, muy callado pero muy buen compañero, tal vez por eso durante un tiempo fue capitán del equipo. Miguel Ríos, conocido como 'Miguelín', el exjugador rayista de mayor antigüedad, magnífico lateral izquierdo que jugó con él varias temporadas, recuerda de Sito, aparte de sus dotes en el campo, cómo al acabar los partidos en Vallecas les invitaba a todos a beber leche recién ordeñada en la vaquería de sus padres, donde él trabajaba. Así, tras finalizar los encuentros, todos bajaban a Melquiades Biencinto y, una vez llegados a la vaquería, veían cómo el propio Sito se sentaba en un taburete junto a las vacas, las ordeñaba e iba pasando lecheras a unos y otros. Igualito que ahora, el mismo ambiente entre los jugadores, la misma sencillez…

En la temporada 1955/56, una de las más bonitas de la historia del club, cuando el Rayo, por fin, logró ascender a Segunda División, Sito tuvo una participación decisiva. Jugó todos los partidos, excepto uno por lesión, a un gran nivel, compartiendo la media principalmente con Barroso. Marcó goles determinantes. Sin duda el más valioso fue el que obtuvo en Vallecas, ya en la liguilla de ascenso, frente al Elgóibar, en un choque ganado de manera heroica por el Rayo en los minutos finales, por 3 a 1. Canterano, inmigrante, humilde, trabajador, buen compañero y encima especialmente activo en heroicas victorias: Sito despedía lo que hoy llamamos Rayismo por los cuatro costados.

Pero su actuación más meritoria y singular ocurrió el 29 de abril de 1956 en el pueblo guipuzcoano de Villafranca de Oria (también llamado de Ordicia). Allí, en el que es posiblemente el partido más duro e ingrato jamás jugado por el Rayo Vallecano, entre lluvia, barro, insultos y tanganas entre jugadores, Sito se tuvo que poner de portero del equipo en circunstancias más que adversas. Se trataba del último encuentro de la segunda fase de la liga. Si ganaba, el Rayo subía ya a Segunda, y si perdía, disponía de una eliminatoria a doble partido para lograr el ascenso. El choque, disputado en un pequeño terreno que parecía un patatal y bajo una intensa lluvia, se convirtió en una auténtica batalla campal entre ambos equipos. Barco, el portero del Rayo, fue expulsado por agresión a un rival y tuvo que ser sustituido por un jugador de campo. Ocupó su puesto Sito, que encajó los dos goles del 2 a 1 con el que acabaría el partido. El Rayo no pudo ascender de manera directa por aquel bronco encuentro celebrado en lo que la prensa llamaría “el corral de Villafranca”.

Sito, que servía para todo, también jugó de portero de manera ocasional. Como sucedió el 29 de abril de 1956 en un épico partido que el Rayo Vallecano disputó en Villafranca en un auténtico barrizal. Tras la expulsión del guardameta rayista Barco, Sito —a la izquierda de la imagen— tuvo que enfundarse la camiseta de portero mientras el árbitro —en el centro— intentaba evitar una tangana entre jugadores de ambos equipos. (© Foto: FIMAR – LA VOZ DEL PUENTE, 01/05/1956 – BIBLIOTECA NACIONAL / Vallecasweb.com)Sito, que servía para todo, también jugó de portero de manera ocasional. Como sucedió el 29 de abril de 1956 en un épico partido que el Rayo Vallecano disputó en Villafranca en un auténtico barrizal. Tras la expulsión del guardameta rayista Barco, Sito —a la izquierda de la imagen— tuvo que enfundarse la camiseta de portero mientras el árbitro —en el centro— intentaba evitar una tangana entre jugadores de ambos equipos. (© Foto: FIMAR – LA VOZ DEL PUENTE, 01/05/1956 – BIBLIOTECA NACIONAL / Vallecasweb.com)

Corbalán mira hacia atrás reprimiéndose ante los insultos de aficionados del Villafranca de Ordicia. (© Foto: FIMAR – LA VOZ DEL PUENTE, 01/05/1956 – BIBLIOTECA NACIONAL/ Vallecasweb.com)Corbalán mira hacia atrás reprimiéndose ante los insultos de aficionados del Villafranca de Ordicia. (© Foto: FIMAR – LA VOZ DEL PUENTE, 01/05/1956 – BIBLIOTECA NACIONAL/ Vallecasweb.com)

La derrota en Villafranca impidió al Rayo subir directamente a Segunda División, por lo que tuvo que jugarse el ascenso en una eliminatoria a doble partido. En la imagen, Sito —a la derecha— y Corbalán camino del vestuario con las camisetas completamente embarradas. (© Foto: FIMAR – LA VOZ DEL PUENTE, 01/05/1956 – BIBLIOTECA NACIONAL/ Vallecasweb.com)La derrota en Villafranca impidió al Rayo subir directamente a Segunda División, por lo que tuvo que jugarse el ascenso en una eliminatoria a doble partido. En la imagen, Sito —a la derecha— y Corbalán camino del vestuario con las camisetas completamente embarradas. (© Foto: FIMAR – LA VOZ DEL PUENTE, 01/05/1956 – BIBLIOTECA NACIONAL/ Vallecasweb.com)

 La épica del fútbol no se vivía solamente en los campos, sino también en las gradas. En la imagen, aficionados de la Agrupación Deportiva Rayo Vallecano que acompañaron al equipo hasta la localidad guipuzcoana de Villafranca. (© Foto: FIMAR – LA VOZ DEL PUENTE, 01/05/1956 – BIBLIOTECA NACIONAL/ Vallecasweb.com)
La épica del fútbol no se vivía solamente en los campos, sino también en las gradas. En la imagen, aficionados de la Agrupación Deportiva Rayo Vallecano que acompañaron al equipo hasta la localidad guipuzcoana de Villafranca. (© Foto: FIMAR – LA VOZ DEL PUENTE, 01/05/1956 – BIBLIOTECA NACIONAL/ Vallecasweb.com)

Pero sí logró el ascenso a continuación. En un doble enfrentamiento ante el Tarragona, el Rayo salió victorioso tras perder en tierras catalanas por 2 a 1 y vencer, en el Estadio Metropolitano, feudo del Atlético de Madrid, por 5 a 2. Sito vivió con inusitada alegría, como los demás, la gloria del éxito inesperado de subir a Segunda División. Entre petardos lanzados al aire por la afición vallecana, los jugadores fueron retirados a hombros del terreno de juego. Luego formaron una caravana de coches que atravesó triunfalmente el Paseo de la Castellana, sin cesar de hacer sonar las bocinas, hasta llegar a la Junta Municipal de Vallecas. Fue como si Vallecas entera cruzara pletórica el corazón de la capital.

Los homenajes se sucedieron ese día y en las jornadas siguientes. Los dos jugadores que enseguida ató el club para la temporada siguiente fueron Peñalva y Sito, premiados con un dinero extra y con un contrato profesional que les aseguraba un sueldo mensual de 3.000 pesetas. Además de ellos, sólo gozaron de continuidad en el club Torres, Coto, Tomás y Corbalán. La directiva, en vez de premiar con la continuidad a los héroes del ascenso, realizó quince nuevos fichajes. Lo de sustituir numerosos jugadores al final de cada temporada era una costumbre entonces ya arraigada. Paqui se fue al Betis y Magán, otra de las estrellas del equipo, al Alicante.

 El sábado 30 de junio de 1956 el diario Pueblo anunciaba en portada: “El Rayo Vallecano asciende a Segunda División”. Entre los héroes de aquel ascenso estaba Sito. (© Foto: DIARIO PUEBLO – HEMEROTECA MUNICIPAL DE MADRID / Vallecasweb.com)
El sábado 30 de junio de 1956 el diario Pueblo anunciaba en portada: “El Rayo Vallecano asciende a Segunda División”. Entre los héroes de aquel ascenso estaba Sito. (© Foto: DIARIO PUEBLO – HEMEROTECA MUNICIPAL DE MADRID / Vallecasweb.com)

La prensa de todo el país se hizo eco de la hazaña del humilde y “simpático” (tópico que arrastraba ya el Rayo) equipo vallecano. El diario Pueblo resaltó el carácter amateur de los jugadores desvelando sus oficios. Aparte de tres incipientes profesionales, los responsables de la proeza eran tres administrativos, dos carniceros, un estudiante de medicina, un sastre, un peluquero, un alfarero (por Peñalva, seguramente un error por entender mal su oficio, que era repartidor de alfalfa), un fumista (limpiador y reparador de chimeneas y estufas), un soldador y un industrial lechero, que era Sito.

Sito continuó en el Rayo Vallecano hasta el final de la temporada 1957/58. No sabemos qué ocurrió después, ni siquiera si siguió jugando al fútbol. Sabemos que en las últimas décadas de siglo acudía a Vallecas a ver al Rayo. Lo hacía en solitario, de manera discreta. Los jugadores veteranos del Rayo le ofrecieron entrar en su asociación, que era gratuita, pero Sito nunca quiso integrase en ella. Los viejos aficionados daban con el codo a los jóvenes y les decían “ese es Sito”, y poco más. Hasta que su figura dejó de verse por los aledaños del Estadio de Vallecas.

El ascenso del Rayo Vallecano adquirió relevancia nacional. El diario Pueblo titulaba a toda plana: “Los que llevaron al Rayo a Segunda División”, mientras hacía una semblanza personal de cada uno de los jugadores indicando sus oficios. Destaca sobre todo un importante dato económico: el Rayo terminó la temporada “con un superávit de 100.000 pesetas”. (© Foto: DIARIO PUEBLO, 30/07/1956 – HEMEROTECA MUNICIPAL DE MADRID/ Vallecasweb.com)El ascenso del Rayo Vallecano adquirió relevancia nacional. El diario Pueblo titulaba a toda plana: “Los que llevaron al Rayo a Segunda División”, mientras hacía una semblanza personal de cada uno de los jugadores indicando sus oficios. Destaca sobre todo un importante dato económico: el Rayo terminó la temporada “con un superávit de 100.000 pesetas”. (© Foto: DIARIO PUEBLO, 02/07/1956 – HEMEROTECA MUNICIPAL DE MADRID / Vallecasweb.com)

Los futbolistas del Rayo, tras el heroico ascenso a Segunda División, jugando al futbolín en la sede de la ADRV: las Bodegas Martín de la avenida Ciudad de Barcelona nº 115. (© DIARIO PUEBLO, 30/07/1956 – HEMEROTECA MUNICIPAL DE MADRID/ Vallecasweb.com)Los futbolistas del Rayo, tras el heroico ascenso a Segunda División, jugando al futbolín en la sede de la ADRV: las Bodegas Martín de la avenida Ciudad de Barcelona nº 115. Sito aparece a la derecha de la fotografía con una chaqueta a rayas. (© DIARIO PUEBLO, 30/07/1956 – HEMEROTECA MUNICIPAL DE MADRID/ Vallecasweb.com)

Días atrás, buscando datos sobre la historia de Vallecas, tropecé en el apartado de fallecidos en Madrid con una breve mención a su entierro, efectuado el 13 de agosto de 2002, ¡catorce años atrás! Sito tenía 69 años de edad. Llamé al cementerio de la Almudena y me dijeron que estaba enterrado en Vallecas. Me brillaron los ojos al oírlo porque mejor para él reposar en su querido Vallecas que en el gigantesco y caótico cementerio madrileño. Tenía que ser Vallecas, claro, sentí. Me dieron los datos de su sepultura y emocionado comprobé que en efecto allí están sus restos, junto a los de sus padres y los de sus hermanos Jesús y Felipe. Mientras me indignaba por su injusto olvido, observaba junto a uno de los empleados del cementerio cómo un gato se posaba sobre una sepultura vecina. Qué casualidad, pensé con amargura, con lo que le gusta la leche a los gatos.

Que descanse en paz Severino Abascal Cobo, para todos Sito, uno de los jugadores más importantes de la historia del Rayo Vallecano. Nuestras condolencias a su familia, aunque sea 14 años después de su muerte. Suena fuerte pero así ha sucedido. Son las cosas que ocurren cuando al pasado, a nuestras huellas, a las personas que ya no están, a las señas de identidad… apenas se les concede importancia.

AGRADECIMIENTOS
Vallecasweb quiere agradecer a las siguientes personas y entidades su colaboración en la elaboración de este reportaje histórico:
Juan Jiménez Mancha (bibliotecario, escritor e historiador de Vallecas. Autor del libro "Los Orígenes del Rayo Vallecano, de equipo sin federar a Segunda División 1924/1956").
Biblioteca Nacional.
Hemeroteca Municipal de Madrid.

(*) En la imagen que abre esta información, Severino Abascal Cobo 'Sito' fue uno de los 'héroes' que lograron el primer ascenso del Rayo Vallecano a Segunda División. (© Foto: LA VOZ DEL PUENTE, 01/05/1656 – BIBLIOTECA NACIONAL / Vallecasweb.com)

-------------------
 Puedes leer otras noticias sobre la actualidad de Vallecas accediendo a la portada de nuestro periódico www.vallecasweb.com
 También estamos en @vallecasweb (Twitter) y vallecasweb (Facebook)
 Si quieres colaborar con nosotros, puedes escribirnos un correo electrónico clicando en el enlace: vallecaswebcontacto

Comentarios (12)

  • Auparayo

    Auparayo

    13 Noviembre 2016 a las 23:23 |
    Buen homenaje y nunca tardío. Gracias a Vallecasweb por su labor de reconocimiento a los rayistas que son historia de nuestro club pero actualidad en los valores que nos legaron.
    Sito, olvidado por su club como tantos otros, no lo fue por su compañero Manolo Peñalva quien siempre le recordaba como futbolista en aquella alineación del ascenso y como lechero de aquella época, entre otras muchas anécdotas e historias.
    Dios les tenga en su gloria
  • Raúl, uno del Rayo

    Raúl, uno del Rayo

    14 Noviembre 2016 a las 09:23 |
    Al final siempre me queda lo mismo: mi gente.
  • Willyrayito2

    Willyrayito2

    14 Noviembre 2016 a las 09:50 |
    Gracias por el homenaje, y por la excelente labor de investigación. Trabajazo.
  • Raulovk

    Raulovk

    14 Noviembre 2016 a las 19:19 |
    Gracias por rescatar a parte de nuestra historia olvidada y por el trabajo hecho con este reportaje y otros.
  • Bukaneros

    Bukaneros

    14 Noviembre 2016 a las 19:51 |
    Cuando la directiva de un club olvida y desprecia su historia, el Rayismo la recupera. Gracias por vuestro trabajo.
  • Kikin Rayito

    Kikin Rayito

    14 Noviembre 2016 a las 20:04 |
    Que diferencia entre aquellos y estos, gracias por el artículo.
  • Fernando Sebastián

    Fernando Sebastián

    14 Noviembre 2016 a las 20:17 |
    Otro magnífico artículo de Juan Jiménez Mancha en Vallecasweb. Con la que está cayendo por la Albufera, recuerdo para otro héroe del Rayo.
  • PlanetaRayista

    PlanetaRayista

    14 Noviembre 2016 a las 20:27 |
    Buenísimo artículo de archivo de Vallecasweb. Cuánto nos haría falta este Héroe Rayista.
  • Felipa Peñalva Usanos

    Felipa Peñalva Usanos

    14 Noviembre 2016 a las 21:10 |
    Gracias por recordar aquella epoca que vivi como rayista y por recordar a aquellos chicos que hicieron grande al RAYO.
    Hermana de Manolo Peñalva
  • Álex Calvo

    Álex Calvo

    16 Noviembre 2016 a las 12:20 |
    Enorme reportaje en el fondo y en la forma, enhorabuena y gracias :D
  • Pedro

    Pedro

    17 Noviembre 2016 a las 23:11 |
    Gracias por este buen trabajo y recordar a éste gran rayista que quedó en olvido por esta nefasta directiva, que por olvidarse se olvidó hasta cuando falleció.
    D.E.P
  • ManuVK

    ManuVK

    15 Diciembre 2016 a las 11:19 |
    Por completar un poco su trayectoria Sito después del Rayo jugó en Tercera División en el Linares, Madrileño, Béjar Industrial y Jerez Deportivo.
    Fichó con 29 años por el Real Mallorca en la temporada 1962/63 en Segunda División pero no llegó a debutar con los baleares y regresó para jugar una temporada más en el Rayo en la temporada 1963/64 en la que jugó 8 partidos.

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.